Verborragia encauzada

Tal vez es una promesa entre personas, entre seres, vivos o no.

Un tornado de sentimientos, liberación de todo tipo de sensaciones que nos dominan por completo y

logran abolir temporalmente la esclavitud mental que todos sufrimos y nadie discute.

Ganas infinitas de estar en un lugar,

con una persona,

compartir con un ser,

o todo eso junto.

Mentiras de las cuales nos convencemos,

tal vez para decir o para hacer algo

que pensamos más de lo que sentimos.

El final último, el cenit de la vida,

todo por lo que vale arriesgarse uno mismo,

lo que nos dá sentido.

Estamos tan preocupados pr encontrar definiciones que nos olvidamos de sentirnos,

de disfrutarnos sin importar cuanto dura la conexión.

Si somos “el amor de su vida” o simplemente un aprendizaje en el camino.

El amor no deja de ser una construcción del ser humano,

materialización o definición de algo que no puede medirse, ni ser tocado.

Algo que cuando sentimos nos llena sin que seamos consciente de ello,

y cuando no está más con nosotros lo lloramos y queremos de vuelta.

Una pena llegar a este punto sobre algo tan hermoso y sobredefinido por nosotros mismos.

 

Como sea, tratemos de ser conscientes de lo que sentimos

recordémoslo, dejémonos atravesar por ello;

hagamos lo que nos trae esos sentimientos al cuerpo,

lo que nos hace estremecer,

y despierta nuestros sentidos.

Primeras veces

Que bella es su sonrisa cuando la tensión del primer beso se disipa,

así como la incertidumbre de encontrarse por primera vez

la ansiedad de querer hablar de todo y no poder terminar nada

porque cada frase lleva a otra y a otra.

Como un gran árbol el cual vamos recorriendo por las ramas

y sólo cuando llegamos a la copa notamos

como nuestra conversación fluyó sin límites

sin poder recordar cómo llegamos adonde llegamos.

Mis sentidos aún me regalan vestigios de la noche pasada,

tu aroma sigue viva en mis labios y tu sonrisa en mis ojos

puedo sentir tu pecho apretándose contra el mío

y la sonrisa que me generaron tus besos.

Sal

Que sensación gratificante la de armar la mochila
no importa por cuanto tiempo salgas
no importa la distancia a la que te alejes de tu lugar
ni de tus obligaciones
o de ti mismo.

Porque sea donde sea
que el camino te lleve
allí estarás,
será inevitable cruzarte a tí mismo,
a tus miedos, tus alegrías
a tus duelos.

Siéntate,
siéntete,
vívete…
No hay lugar más bonito que dentro de nuestro corazón.

Nudos

A qué nos atamos? a personas? a momentos? a como nos sentíamos?

Qué nos detiene en ese lugar? acaso el último buen recuerdo?

Por qué detener nuestras vidas en un instante? por que dejar de lado el presente por algo que no volverá a ser? por que dejar de vivir para sólo recordar? por qué apagar los sentidos para ser pensamientos y recuerdos?

Qué nos hace creer que las vidas no continúan sin nosotros?

Lamento decirte.. todo sigue sin nosotros.

Tarde o temprano seremos polvo,

seremos plantas y árboles,

seremos estrellas,

seremos aves..

seremos o moriremos en el intento.

Musa

Si por “falta de confianza” me he contenido de decir unas cuantas cosas, que esa no sea razón para que nunca vean la luz dichas intenciones, deseos, productos de una creatividad incansable.
Cocinemos juntos, lo que sea, pero juntos.. no para alimentarnos sino para saciarnos a nosotros mismos, para llenarnos de sonrisas y bellos momentos.
Cuando más piedra te vuelvas, más papel yo seré.. por las noches te envolveré con mis brazos y abrazos hasta llegar a lo más profundo de tí.
Sentirás el calor de mi pecho contra tu espalda, el roce de mis labios en tu cuello.. la tibieza de mi respiración te hará estremecer y sonreir, como sol que asoma entre las nubes luego de un nocturno letargo.
Que lindo es abrazarte, sentir como apoyas todo tu ser sobre mí, como si fuera el hogar luego de un duro día.. el alivio después de mucha tormenta.

 

Al amor en sus inagotables formas y materializaciones.

Instantes

Somos instantes.
Nubes que sólo se mantienen mientras el viento así lo desee.
Dunas que nunca dejan de moverse.
Raíces, ramas, tallos, flores..
Todo nos alimenta,
Todo nos hace crecer,
Todo nos hace cambiar,
Todo nos puede hacer retroceder.

Somos ramas secas y mojadas,
papel o cartón.
Podemos ser cenizas en cada instante,
podemos intentar rechazar el fuego
hacer borbotear lo que por dentro nos recorre
en oposición al cambio.
Aún así, con el adecuado estímulo
y pese a todo rechazo
nuestra forma puede cambiar..
desaparecer.

Somos agua, olas y mareas
Eternos, cíclicos, impredecibles
Somos cambiantes
Somos infiernos
Un parpadeo y tres aleteos

Somos eternos instantes

Odio

Déjame odiarte,
con todo mi ser
con la furia que vomitan mis entrañas
sin límites
derramando hasta la última gota
o hasta que ya no tenga más ganas.

Déjame odiarte,
con el alma y el corazón
déjame maldecirte sin razón
déjame sacar hasta lo más oscuro de mí
si me permites
llegaré a las profundidades de mi ser
moriré en cada palabra
y en cada lágrima.

Déjame odiarte
porque ya no quiero hacerlo,
déjame odiarte
aunque ya no encuentro motivos
intentar odiarte sólo demuestra
lo irreversible de tus acciones
lo profundo de las heridas
la dureza de las cicatrices.

Déjame odiarte,
porque me cansé de amarte.

Crónicas interrumpidas

Resulta que muchas cosas me generan atracción y así sucede que hago demasiado al mismo tiempo, o lo intento al menos. Hasta próximo aviso las crónicas se verán algo interrumpidas, o no será tanto una crónica tal vez, o tal vez si.. de alguna manera revivirán. Lo que si siento es que escribir es hermoso, abrir nuestro interior, cajón por cajón e ir dejando que todo fluya.. lentamente, liberándonos y compartiendo nuestro más íntimo ser.

No con los demás, sino con nosotros mismos.

PD: no sé siquiera a qué refiere ésto.. pero nada debería quedar como un borrador en nuestra vida, en todo caso que sea una hoja abollada en el tacho de basura o un cuadro enmarcado en alguna pared de nuestro hogar.

Pasa el tiempo

Pasa el tiempo y aún me genera incomodidad
ya no duele, pero molesta
evoca memorias pero no pesa.

Parece haber salido de sueños
de esos que dejan sensaciones
y poca realidad
de los que generan emociones
con fecha de caducidad.

Supongo que es parte de la nostalgia
por lo que no fué
por lo que pudo ser
ayudado por idiota pensamientos
que buscan razones
que buscan sentido
que no encuentran la luz
y cada vez se hayan más perdidos.

Son momentos
simples momentos
que requieren de calma
para sentirlos
para entenderlos.

Somos momentos
llenos de energía
somos aprendizaje
somos tristeza
pero también alegría.

Abre el pecho
y que el viento sople las hojas
que el amor brote
sin importar de que forma.