Sal

Que sensación gratificante la de armar la mochila
no importa por cuanto tiempo salgas
no importa la distancia a la que te alejes de tu lugar
ni de tus obligaciones
o de ti mismo.

Porque sea donde sea
que el camino te lleve
allí estarás,
será inevitable cruzarte a tí mismo,
a tus miedos, tus alegrías
a tus duelos.

Siéntate,
siéntete,
vívete…
No hay lugar más bonito que dentro de nuestro corazón.

Advertisements

Trabajo

Deseo un trabajo que no me apague
que me permita ver el sol a diario
y no sólo unos débiles rayos
cuando mi día esté llegando a su fin.

La lejanía de la naturaleza me apaga,
me pierde,
me cubre de telas oscuras que no me dejan ver,
que no me dejan ser,
que quitan sensibilidad a mis sentidos.

Cuan delicioso es el aroma de la hierba mojada,
de maderas quemando y haciéndose cenizas,
como si fueran pellizcos de realidad
que pueden traerte de vuelta
desde donde sea que tu mente te llevó.

Simpleza

Dejé el bosque por una razón tan buena como la que me llevó allí. Tal vez me pareció que tenía varias vidas más que vivir, y que no podía dedicarle más tiempo a esa. Es notable lo fácil e inadvertidamente que caemos en una ruta particular y nos creamos nosotros mismos una senda trillada..”

La superficie de la tierra es blanda y sensible a los pies del hombre, y lo mismo pasa con las sendas que sigue la mente.¡Qué gastadas y polvorientas deben estar entonces las carreteras del mundo, qué profundos los baches de la tradición y el conformismo! Yo no quise un pasaje en camarote, sino que preferí ir delante del mástil y en la cubierta del mundo, porque allí podía ver mejor la luz de la luna entre las montañas. Ahora no quiero ir abajo.

Con mi experimento aprendí al menos esto: que si uno avanza con confianza en la direccion de sus sueños e intenta vivir la vida que ha imaginado, se topará en momentos comunes con un éxito inesperado. Dejará cosas atrás, cruzará una frontera invisible; leyes nuevas, universales y más liberales empezarán a establecerse solas alrededor y dentro de él; o se ampliarán las viejas, interpretadas a su favor en un sentido más liberal, y vivirá con la licencia de un orden de seres más elevado. A medida que simplifique su vida, las leyes del universo parecerán menos complejas, y la soledad no será soledad ni la pobreza será pobreza, ni la debilidad, debilidad. Si uno ha construido castillos en el aire, su trabajo no tiene por qué perderse; es allí donde deben estar. Ahora hay que ponerles abajo los cimientos.

Walden – Henry Thoreau

Mochilas

Que sensación gratificante la de armar la mochila
no importa por cuanto tiempo salgas
ni la distancia a la que te alejes de tu lugar
de tus obligaciones
de ti mismo

Sea donde sea que el camino te lleve
allí estarás
será inevitable cruzarte
a tí o a tus miedos,
a tus alegrías,
a tus duelos..

Siéntate,
siéntete,
vívete.

No hay lugar más bonito
que dentro de nuestro corazón.

Idas y vueltas

No por haber vuelto
estoy de vuelta,
muchos lugares tienen sabores
diferentes de los que recordaba

Muchas relaciones se reforzaron,
se reinventaron,
se auto eliminaron..

No porque quisiera,
simplemente así se fue dando,
naturalmente decantando.

Casi todo se ha vuelto inestable,
mi corazón por sobre todo,
que no encuentra salida,
se ahoga, corre en círculos,
y no encuentra momento de calma.

Varias veces me han dicho: “ahora hay que acostumbrarse”..
Y si no quiero eso?
Quien quiere acostumbrarse?
No se ustedes,
pero yo no.

Quiero moverme,
por dentro,
por fuera.

Sentirme bien,
sentirme vivo,
sentir todo lo posible.